¿Quién soy hoy? La #selfie contesta click.

selfie

Entre pudor y vergüenza ajena, entre morbo y photoshop.
Vemos los autorretratos (#selfie) de otros y hacemos autorretratos (lo confesemos o no) para probar la cámara del celu, para decir «estuve aquí», para ver cómo me queda el pantalón, para poder contar algo y entonces haberlo vivido, para sumar al relato de quiénes somos un poco de realidad (alguna prueba más allá de nuestra imagen interna, tan distorsionada).

Si bien la foto #selfie puede generar pudor porque pareciera develar nuestra egomanía infantil, autoerotismo, narcisismo, mostrarse tratando de gustar a otros, evidenciando nuestro deseo; creo que más bien la autoconciencia se basa en temer mostrar que no sabemos: ahí está el propio ojo contra el espejo del botiquín, buscándonos. Publicar una #selfie es también buscar los «me gusta» que nos confirmen que eso que creemos que somos tiene algún eco, que sea verdad.

Los comentarios de lxs amigxs y primxs y tíxs a las propias #selfie son un mimo; si bien es molesto leer «qué diosa» y «potro» en las #selfie de otros, también creo que comentar una #selfie tiene algo de empático, es decir «yo también».

Frente a la posible crítica a las #selfies de lxs adolescentes (algo más que criticarles a lxs adolescentes), me llamo a la memoria: 20 años después yo me sigo mirando al espejo sin saber.

Aunque me incomoda decirle #selfie al self «sí mismo/a» (principalmente por ser un término en inglés y presentarse como un producto más a prosumir), me agrada cómo suena «sí mismita», hay algo cariñoso ahí.

Si en el siglo XX la identidad fue relato, en el SXXI parece el aliento de una buena pregunta.

2013-07-26_02-31-24_200

Extra: ¿Será que el éxito del Papa Francisco tiene que ver con que se anima a preguntar «quién soy» públicamente?

Share Button

4 Comments on “¿Quién soy hoy? La #selfie contesta click.”

  1. Watusi dice:

    Hola! Huuuuy! de este tema tenemos que hablar. Soy entusiasta del poder de autoexploracion que permite la fotografía, y unida a las redes…, y para mi que soy un tímido me ayudó un montón y me puso al frente de mi mismo en relación a los demás, aunque sea virtualmente.

  2. carol dice:

    HOLA lUZ!!!
    creo que lo que más me molesta de las fotos con trompita no es la egomanía sino el hecho de que se haya convertido en un producto de consumo muy estereotipado… me gustó mucho tu reflexión.
    carol

    • luzpearson dice:

      sí Carol, molesta que se convierta en producto (y ni hablar desde perspectiva de género). Una a favor, es la resistencia que también se genera al estereotipo, por ej desde el humor: mirate las «duck face»
      gracias por pasar. beso


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *