La escuela expandida (o cómo hacer para que la escuela sea un espacio de aprendizaje)

El Banco Común de Conocimientos es una taller pensado para compartir conocimientos y aprender de manera horizontal, el aprendizaje es un vinculo generoso: todos aprendemos, todos enseñamos. El aprendizaje es un encuentro.

Visto desde la escuela, se trata de una clase fuera del aula y transversal, involucrando grupos de distintos niveles, y también hacia dentro del aula porque lo de afuera vuelve. Se trata de una idea del colectivo Zemos98 y Platoniq, un proyecto propuesto a un instituto secundario el IES Antonio Domínguez Ortiz que afortunadamente dijo que sí: durante una semana los estudiantes se involuvraron con los docentes y también la gente del barrio en la creación de un Banco Común de Conocimiento: un mercado de intercambio de aprendizajes. ¿Cuál es tu oferta de conocimiento, cuál es tu demanda?

¡Aprender es ensuciarse las manos!
La propuesta logra traer al aula los aprendizajes que realizamos fuera del aula, para valorizarlos y para enriquecer el trabajo de clase con la realidad.
Un ejemplo que podemos ver en el documental del proyecto es muy ilustrativo: si tenés un amigo que sabe de tunning lo invitás a la clase de física, el cuenta lo que sabe y el profe aprovecha la ocasión para trabajar qué es un motor a propulsión.

¡La tecnología nos hace volver al pasado!
Desde que los humanos bajamos de los árboles nos empezamos a ayudar para sobrevivir. Eso es red. Red para salir a cazar, red para combatir al depredador, red para hacer fuerza, red para distribuir información. Con o sin conexión y banda ancha podemos hacer red. La red nos potencia. Y si a la red le sumamos banda ancha: ¡somos superpoderosos! Y sin red: también lo somos. El software libre puede vivirse sin software.

¡Para aprender tenemos que partir de algo que sabemos!
Lo dijo Piaget. Lo dijo Vigotsky. Lo dijo Darwin. Lo dijo mi mamá. Todos los han dicho de alguna manera. Todos lo hemos experimentado, así aprendemos. ¿Cómo hacer para que esto sea un hecho en el aula? Es que si partimos de lo que sabe el docente y desconoce el alumno, al alumno lo perdemos; y si el alumno está perdido…¿qué hay en el aula? Figuras, cuerpos en sillas mirando un punto fijo, ojos pensando en otra cosa ¿Acaso existe algún docente que disfrute de esto?

¡Una buena clase es aquella en la que el docente aprende!
El Banco Conmún de Conocimientos logra que los estudiantes compartan lo que saben y los docentes también. Todos aprenden. Alumnos y docentes están involucrados en un mismo proceso de aprendizaje, la diferencia es que todos aprendemos distintas cosas, las que necesitamos.

Los invito a que vean las caras de estos chicos. ¿Tenés cincuenta minutos para ser muy feliz? Miralo. Replicalo. Copialo. Distribuílo. Twitealo. Modificalo. Pasalo.

Share Button


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *