Jul 192012
 

Arrancó el segundo grupo de estudio de #explorArtic y esta vez el tema es conectivismo. Hasta la semana que viene no puedo leer ni participar en el grupo, dejo entonces un aporte que ofrece no mi mirada sino la mirada de muchos docentes sobre el artículo de George Siemens “Conectivismo, una teoría de aprendizaje para la era digital

La Maratón Conectivismo es una práctica que suelo proponer en clases de Aplicaciones TIC II en la Universidad del Salvador cuando llegamos al tema Conectivismo. Se trata de leer el artículo de Siemens, cada uno por su cuenta, y luego compartir la lectura eligiendo una imagen que represente la idea central para cada uno (lo que impacta y por qué). La presentación debe ser sumamente sintética, no más de 3 minutos por persona, se trata de ofrecer ideas y que todo el grupo pueda hacerlo para abrir el debate. La presentación es al grupo y al que quiera oír y participar (vía chat/twitter) ya que también lo transmitimos por Ustream.

Es un modo de hacer una lectura entre todos. Al final de la maratón quedamos exhaustos ¡porque corrimos kilométros! Nos vamos con muchas miradas sobre lo que plantea el artículo, cambiamos de opinión, vemos nuevas aristas o tal vez construimos mejor lo que pensamos.

Tengo mucho material para editar de esas sesiones (como 100 presentaciones de docentes de distintas localidades que cursan la Licenciatura TIC en USAL). Como ejemplo acá dejo una sesión que quedó más o menos bien grabada en Ustream. Los protagonistas (¡que ocultan su cara a cámara!) son docentes de distintas disciplinas de Arroyo Seco, Santa FE, Argentina.



Video streaming by Ustream

Share Button
Jun 292012
 

Comparto notas de mi lectura para sumar a la conversación de #€xplorArtic junto a Verónica Perrone y Cecilia Gómez Miliani

Antoni Brey comienza su ensayo “La sociedad de la ignorancia” (uno de los tres ensayos del libro) comentando que en la clase de fisica teórica “Relatividad general” impartida en la Universidad Autónoma de Barcelona asisten pocos estudiantes, a veces cinco. Dice que esto sucede porque a los jóvenes no les interesa un conocimiento que tiene escasa carrera laboral, la falta de asistencia es reflejo de las prioridades de la sociedad. Concluye luego que vamos hacia una sociedad de la ignorancia porque estamos lejos del conocimiento en tanto comprensión racional de la realidad.

Luego de recibido el impacto de su mirada apocalíptica, me pregunto ¿Qué diferencia hay respecto a otros tiempos en cuanto a la cantidad de personas asistiendo a la clase de física teórica? ¿Cuándo hubo más y por qué?
Y también -a riesgo de resultar impertinente- me pregunto ¿no será que asisten pocos estudiantes a Relatividad General por la modalidad de la clase? Tal vez los cambios que Brey reconoce tenemos hoy como sociedad impliquen que son necesarios nuevos modos de transmisión de la física teórica en vez de culpar a los estudiantes de no asistir a clase por ser excesivamente prácticos.

Cuando se extiende en los argumentos para llegar a que vamos irremediablemente hacia la ignorancia -en oposición a ir hacia el conocimiento como se podría ingenuamente creer- me parece que falta profundizar en la singularidad de la distribución propia de “la segunda edad contemporánea” que, como él mismo define topológicamente, es de “todos con todos”.

Mucha información no nos ayuda a adquirir mayor conocimiento. Pero sí aumenta la posibilidad de que ese conocimiento se de.
Si bien no aumentan los asistentes a la clase de fisica teórica, sí aumentan las matriculas en las universidades y el sistema educativo y, también, aumentan los usuarios de las redes sociales. ¿Se conoce menos? Si es así, al menos son más los que conocen menos, frente a muy pocos que conocían mucho en el prestigioso tiempo pasado. Creo necesario cuantificar la distribución del conocimiento (al menos como posibilidad) para que podamos hablar de sociedad de la ignorancia.

Como primates con fuertes instintos sociales, biológicamente estamos limitados a procesar la cantidad de información que circula hoy. Pero ¿Acaso el peor límite no es el acceso, un límite socioeconómico? Frente a tales restricciones, dichosos los que tenemos la suerte de encontramos con límites biológicos. Brey compara las bibliotecas con internet: antes contenían también más que lo que una persona podía leer en toda una vida pero la estructura tenía cierta estabilidad. Hoy las personas que acceden a la biblioteca inestable de internet son más. Si esta mayor cantidad le da inestabilidad a la estructura, bienvenido el temblor.

¿Es el conocimiento en tanto comprensión de la realidad de manera racional una meta deseable o es necesaria otra capacidad para vivir mejor? Porque comprender muy bien una realidad que no puedo modificar no es suficiente. ¿La sociedad, con las características de hoy, nos permite modificar un poco más condiciones de vida injustas o no? ¿Ayuda la sociedad en red a eso?

Brey habla de tres formas de ser: sabio, experto, masa. ¿Y si pensamos en nodo?

Este ensayo plantea el protagonismo que las masas adquieren como resultado de la masificación que la comunicación potenciada por la tecnología permite. Sumado esto al título “La sociedad de la ingnorancia” podemos concluir que ahora la ignorancia es masiva. La diferencia podría ser entonces que antes no se notaba porque la masa no tenía donde no-conocer.

Me enoja leer a Brey tanto como me alegra. Me hizo pensar. Cuando pensaba en la sociedad del conocimiento creo que lo hacía en línea más con el sentido que Drucker le dio inicialmente, lo que Brey llama sociedad del saber productivo. Pero creo que también yo lo interpretaba como ampliación de la distribución, mayores posibilidades de conocimiento para más personas. En este sentido, el ensayo me lleva a problematizar la realidad desde otra perspectiva. Es significativa mi situación de lectura porque es paradójica respecto a las ideas que se pronuncian en el texto: yo leí el ensayo en formato pdf en el marco de un grupo de exploración y estudio en línea llamado #explorArtic. Podría no haber llegado a él. Yo soy masa, experta a veces; sabia, poco. Me gusta especialmente pensarme como nodo. Como tal, ahora, con mis palabras, estoy sumando unos bites más a la web. Pero estos nos son bites de información, más bien es una posibilidad de encuentro y diálogo con otros. ¿Cómo llamamos a esto? ¿Podemos pensarla como una sociedad del encuentro?


Extra: me gustó la entrada publicada en Educ.ar en 2009 en ocasión de la salida del libro que contiene este ensayo.


Extra 2: presentación en Prezi como síntesis de lectura compartida del artículo Apocalípticos y enamorados, miradas sobre la sociedad

Share Button
 29/06/2012  Posted by  explorArtic, sin categorizar Tagged with:  4 Responses »

WP template by Suffusion