Proyectos 2013

cropped-cropped-Imagen-wp-con-fondo2ddd

1) Los alumnos del ciclo de Licenciatura TIC de la USAL de Concordia, Entre Ríos, organizan para mitad de año el primer Congreso sobre Experiencias Educativas con TIC para la región. Este congreso no sólo significa que los docentes se hacen cargo de su importante lugar y su colaboración en la construcción de conocimientos desde su práctica educativa, sino también, una interesante forma de evaluación: como trabajo final del ciclo de licenciatura TIC los alumnos eligieron hacer esto. Pronto, exhaustiva información al respecto.

ac2013-wasabi
2) En el colegio Las Cumbres lanzamos el proyecto Aula Conectada 2013: se trata de un aula equipada desde el hard (espacio, objetos) y el soft (humanos) para enseñar/aprender en red. El equipo TIC TAC del colegio dará seguimiento a un grupo de docentes que se viene preparando. Los alumnos esperando el comienzo de clases con ansiedad. En pocas semanas largamos. Ahora, Mariana Massigoge -que diseñó el espacio del aula- pintando franjas de verde wasabi.

TRAL2013-Logo
3) Desde la red #ExplorArtic surge para este año un curso abierto en línea #TRAL Tejiendo Redes de Aprendizaje en Línea (blog en construcción), al que convocamos desde universidades de Latinoamerica como también arbiertamente. Por ahora, son de la partida la Univesidad del Valle (Colombia), Universidad del Valle (Colombia), ITESO (México), UIA Torreón (México)…y sumando (ojalá logremos incorporar a universidades argentinas). Inscripción abierta

1359124925
4) Se viene la segunda edición del Congreso que impulsamos desde RITUAL y la UNAM: CIAMTE, aprendizaje mediado por tecnología.

5) Y #CIENTIFICOM, un proyecto de difusión de las ciencias de CONICET. Encarando construcción.

redeschat
6) Y tercer año de #Redeschat. Continua la exploración del aprendizaje en red en Twitter.


¡A GA RRA TE!

Share Button

Propuesta para 2013 en #explorArtic

Hoy tenemos sesión sincrónica para conversar sobre lo que pasó en ExplorArtic 2012 y las posibilidades que tenemos en 2013.
Acordamos compartir propuestas, lo que quisiéramos para 2013. En este mural pusimos algunas para verlas juntas.
Acá reproduzco las mías:

-Crear una comunidad de investigación en línea de la región sobre aprendizaje en red.

-Contenidos a trabajar: marco teórico del aprendizaje en red. Es necesaria esta construcción, no existe.

-Cada uno (desde su área, ganas, necesidades) propone lecturas, documentos que quisiéramos leer porque creemos pueden aportar conceptos o ideas para investigar el aprendizaje en red.

-Como se trata de lecturas: para no quedarnos en el silencio individual es necesario generar las puestas en común:
avanzar sobre prácticas de lectura compartidas. La estrategia de Diego de espacios para preguntas en documentos es buena, podemos experimentar más en este sentido. Proponer para cada texto una dinámica de interacción que puede acordarse en sesión anterior a la lectura.

-Para acompañarnos en textos que puedan resultar más complejos que otros: tener un tutor para cada texto. Alquien que le es más fácil ese autor o tema, o lo conoce, o simplemente se toma la tarea de facilitarlo. Puede ir tuiteando su lectura, compartiendo preguntas que sirvan de guía, armando una estructura de lectura, compartiendo links útiles para facilitar el proceso.

-Insistir sobre el trabajo en la complejidad, no huirle a documentos densos, experimentar en formatos para lograr atravesar capas más allá de la exigencia de velocidad (una práctica de resistencia contra la superficialidad)

-Tener una lectura y un encuentro para compartir esa lectura cada 15 días (¿o 1 vez por mes?)

Podemos tener encuentros en espacios de prueba de Elluminate o encuentros sincrónicos en hangout, transmitirlos en directo y grabarlos. (modifico en función de comentario a esta entrada de Diego Leal)

-Planificar una producción colectiva para el año que sea estimulante para todos:
>una publicación de la región teniendo a cada uno de nosotros como autores
>una ponencia en un congreso sobre nuestras práctica, por ej en agosto en CIAMTE 2013 de la UNAM

-Los principios de explorartic deben ser los mismos del aprendizaje en red: autonomía, interacción,
diversidad y apertura. Por lo tanto:
>la responsabilidad sobre las tareas, agenda, encuentros, contenidos deben ser compartidas y acordadas entre todos (especificar mecanismos)
>los contenidos pueden decidirse conformando una lista de autores posibles y votarlos para ponerlos en calendario
>tener un calendario Explorartic
>cada sesión necesita un/a moderador que tb se encarga de la difusión previa y una entrada en su blog como informe sobre lo que pasó (memo) para compartir en twitter
>tutor/a de cada lectura
>si surgen proyectos, se elige un coordinador general para unificar pero este cargo es rotativo por proyecto.

Hasta acá llegué por ahora. Luego de la sesión de hoy veremos qué vamos pensando entre todos.

Share Button

¿Qué estoy/estamos haciendo mal? #explorArTIC – una continuación

El título de esta entrada es el mismo que usó Diego Leal para reflexionar acerca de un sesión sincrónica vacía (por segunda vez) en un grupo de estudio en línea como #ExplorArTIC que -según él se cuestiona- no está funcionando.

Es fundamental continuar la pregunta que se/nos hizo Diego.
Deberían los blogs de docentes del mundo, tener siempre entradas de este tipo. Habilitan conversaciones y, si tenemos suerte, revierten tendencias o habilitan nuevas prácticas.

Apuro entonces una reflexión para continuar la conversación y tratar de discriminar algunos de los aspectos que hacen al problema.

Frustración docente, una vez más.

Ausencia y Deserción
Es inevitable establecer el paralelo: en la propuesta de reforma del sistema educativo para la escuela primaria argentina del profesor Arizaga en 1947, durante el gobierno de Perón, se resalta la necesidad de una reforma por la altas cifras de ausentismo y deserción que tiene el sistema. Hoy este problema sigue vigente en distinto contexto y en el nivel sencundario.
Y es recurrente tópico sobre los MOOC también, desde que los MOOC existen. He participado en sesiones sincrónicas de muy pocos asistentes en un curso altamente masivo como el CCK09 y me ha pasado quedarme sola o casi en sesiones de cursos en línea que diseñé y moderaba.

Tanto en la escuela, como la universidad, como las propuestas de aprendizaje en línea (abiertas y sin certificación) padecen de ausentismo y deserción. ¿Será un mal de la educación?

Brevemente, reflexiono sobre los motivos que me han hecho desertar del sistema educativo a mí:
Deserción 1) Hice el curso de ingreso completo a la universidad para 3 carreras: Letras, Antropología y Psicología. Deserté y no inicié ninguna en ese momento: vivía sola, debía pagar un alquiler con mi trabajo, trabajaba 12 horas, mi trabajo y mi vida eran un gran aprendizaje. Escribía y los disfrutaba. La facultad no tenía sentido entonces.

Deserción 2) Luego de 3 años de cursar la Licenciatura en Letras, abandoné. Lo mismo que antes, más o menos. Vivía de la escritura, trabajaba demasiado, necesitaba la plata. Como extra: sufría por la mala didáctica de las clases, no me interesaba formarme como crítica literaria; y me había iniciado en la militancia estudiantil en la facultad y me había frustrado mucho.

Deserción 3) Inicié la carrera de Cs. de la Educación muy interesada en los aprendizajes que podría lograr en este proceso y las posibilidades laborales que podría tener dentro del sistema educativo obteniendo un título habilitante. Pude cursar muy despacio al principio por la fuerte demanda horaria laboral hasta llegar a abandonarla durante 1 año y medio debido a la maternidad: entre mi hijo y el trabajo y la facultad, cayó la facultad.

Mis deserciones de cursos masivos en línea son muy parecidas: en gran medida, lo urgente tapa lo importante.
El trabajo urge: frente a comentar 50 entradas de alumnos que tengo atrasadas o asistir a una sesión sincrónica que seguramente me inspira y dispersa a leer algo que no son esos blogs de alumnos, muchas veces elijo cumplir con los pendientes.
Entre la cantidad de cosas que hay que hacer por día, el gusto de formación que nos damos es postergable.
Muchas veces me sumo a una práctica para conocerla, aprender de su método o formato. Reconozco estos patrones rápidamente y paso a otra cosa, estoy apurada.

Acá es dónde ExplorArTIC podría ofrecer una diferencia. Se trata de un grupo de estudio en línea. El formato, en gran medida lo conozco desde la escuela secundaria. Lo interesante de esta experiencia es su contenido y que se da en red: se trabaja sobre el marco teórico del aprendizaje (en redes) hoy, algo que no existe del todo aún y esta tarea se emprende sobre principios del aprendizaje en red: autonomía, interacción, diversidad y apertura. De los 4 principios, tal vez el que menos se da es la Interacción. Habría que pensar sobre esto. Tal vez la lógica de lectura tenga que ver con alguna tendencia de “ensimismarse”.

Centralidad vs AIDA
Diego menciona la centralización de la coordinación en su persona como un problema. Creo que tiene razón. Que él inicie y cierre una sesión sincrónica solo me parece que tiene que ver con la centralidad de la práctica. No tenemos los participantes ninguna responsabilidad asumida respecto a estar o hacer. Nuestra presencia no es necesaria, si no llegamos a tiempo no es importante “alguien -Diego- se hará responsable”. Creo que podría ser interesante una reformulación de este aspecto si hubiera la voluntad de continuar con la práctica: una grilla de participantes de cada grupo en la que nos anotamos para moderar al menos una sesión, por turnos. La difusión de la misma es responsabilidad del moderador.
Descentralizar supone mayor interacción, diversidad dada por la variación de modalidades de los participantes en la moderación -por ejemplo-, apertura en tanto espacio para emergentes (un excelente ejemplo de esta apertura es la reflexión que inició e impulsó Diego con su pregunta ahora) y autonomía al igual que la tenemos ahora, pero sumándole una cuota de responsabilidad en la acción a los participantes.

Por desconocimiento del planteo administrativo de ExplorArTIC en relación al Plan Ceibal, asumí que no era posible modificar la participación, apropiarse de otra manera del espacio. Tal vez lo asumí por comodidad, pero la verdad es que no lo pensé hasta ahora. No se me ocurrió que se pudiera modificar este aspecto de la participación en esta práctica cuando sí lo he hecho en otras, sin problema.

Downes, qué complicado!
Intenté leer el texto de Downes en inglés y no pude, llegó la traducción de Diego y me pareció un milagro. Necesitaba facilitación para esa lectura. Estoy acostumbrada a leer en inglés pero este texto es complejo estructural y conceptualmente.

Que fuera propuesto para leerse en ExplorArTIC me pareció un segundo milagro. De nuevo, más ayuda en el trabajo de atravesarlo que hasta entonces venía intentando hacerlo sola. Y aquí encuentro lo que quizás sea una pista interesante en la valoración de ExploArTIC: tener interlocutores, gente interesada en temas que sólo aquí -en este espacio- tratamos. Este texto de Downes, por ejemplo, no se lee en la universidad, no se habla de esto en ningún otro lado que yo frecuente. Necesito un espacio como ExplorArTIC.

Pero no tuve tiempo de leer a tiempo para los encuentros (fin de año en Argentina), y sí, no es lectura que puedo hacer en el colectivo o entrecortada como sucede con casi la mayoría de textos que leo. Necesita más tiempo y continuidad. De todas maneras, me pareció acertada su elección. Tal vez, queda como aprendizaje que un texto denso puede proponerse cuando una red de aprendizaje se encuentra muy sólida, con roles intercambiables, ágil, de manera que si algunos caen otros sostienen. Una propuesta podría ser ofrecer una lista de textos y que se vote, y que el voto funcione como promesa de participación en tal o cual texto.

Diego dice en su entrada:

¿Será que nos hemos acostumbrado poco a poco, en este mundillo de la educación y la tecnología que se mueve a velocidad creciente, a dosis concentradas de aprendizaje/interacción/conocimiento (charlas TED de 20 minutos, conferencias en línea de 1 día, hangouts de 40 minutos, comunidades en donde sólo se compilan recursos, etc.)? Tal vez varias semanas de estudio de un documento son demasiadas para nuestra capacidad/disponibilidad actual de atención. ¿Tal vez bastaría con publicar un resumen en Slideshare?

Creo que algo de razón tiene y me preocupa. Y, sí así fuera, creo que aún más hay que insistir en la exploración conceptual de textos teóricos. El desafío puede que esté en la modalidad de interacción propuesta: la lectura es más individual que colaborativa. Sin embargo, la colaboración en este sentido es crucial, sumamente interesante. Pero nos falta práctica en este sentido. La diversidad de gustos en relación a los contenidos claro que es un problema, muchos pueden no querer participar de determinada lectura. Frente a esto, la apertura en la oferta podría ser clave: que las elecciones de un grupo y el que le siga no sean en una misma dirección conceptual sino disruptivas, cambiar rotundamente la propuesta. Y dar lugar a la propuesta, una “bolsa de lectturas”: ¿qué querés leer y te cuesta o no querés hacerlo solo/a? ¿Qué temas te están atrayendo y querrías investigar, profundizar? Por otro lado, el grado de autonomía de cada participante en una práctica como ExplorArTIC es total, quizás aquí radique un fundamental disparador de la frustración de quien lidera y modera una sesión sincrónica vacía: no se puede saber el efecto que esta práctica esta teniendo. La única manera de seguir los procesos individuales es si los participantes escriben entradas en sus blogs y las etiquetan o tuitean. La mayoría de las veces no llego a lograr escribir la entrada por falta de tiempo, sin embargo, sí escribo mentalmente y reflexiono casi diariamente sobre lo leído, y lo más importante: me apropio de inmediato de imágenes, palabras y redes de conceptos que aprendo y llevo de inmediato a la experimentación en el aula -por ejemplo- ideas que me surgen motivadas por esta participación.

Creo que lo que Diego y nosotros estamos haciendo bien es que estamos probando en modalidades de profundización conceptual en red y abriendo el juego a la reflexión sobre dichas prácticas. Podríamos mejorar en dar cierta prioridad a un espacio de Exploración con la riqueza que tiene este.

Y termina Diego con esta pregunta:

¿Será que sin certificado es posible lograr una masa crítica? ¿Será suficiente la motivación, con el mundo tan ocupado en el que vivimos?

Posiblemente se pueda. Ahora podremos probarlo.

Propongo: sesión sincrónica para tratar este tema y posible nuevo diseño del espacio en función de las reflexiones el martes 13 a las 19 hs (GMT-3) o en otro horario mismo día.

Share Button

Maratón Conectivismo – una práctica de lectura aérobica

Arrancó el segundo grupo de estudio de #explorArtic y esta vez el tema es conectivismo. Hasta la semana que viene no puedo leer ni participar en el grupo, dejo entonces un aporte que ofrece no mi mirada sino la mirada de muchos docentes sobre el artículo de George Siemens “Conectivismo, una teoría de aprendizaje para la era digital

La Maratón Conectivismo es una práctica que suelo proponer en clases de Aplicaciones TIC II en la Universidad del Salvador cuando llegamos al tema Conectivismo. Se trata de leer el artículo de Siemens, cada uno por su cuenta, y luego compartir la lectura eligiendo una imagen que represente la idea central para cada uno (lo que impacta y por qué). La presentación debe ser sumamente sintética, no más de 3 minutos por persona, se trata de ofrecer ideas y que todo el grupo pueda hacerlo para abrir el debate. La presentación es al grupo y al que quiera oír y participar (vía chat/twitter) ya que también lo transmitimos por Ustream.

Es un modo de hacer una lectura entre todos. Al final de la maratón quedamos exhaustos ¡porque corrimos kilométros! Nos vamos con muchas miradas sobre lo que plantea el artículo, cambiamos de opinión, vemos nuevas aristas o tal vez construimos mejor lo que pensamos.

Tengo mucho material para editar de esas sesiones (como 100 presentaciones de docentes de distintas localidades que cursan la Licenciatura TIC en USAL). Como ejemplo acá dejo una sesión que quedó más o menos bien grabada en Ustream. Los protagonistas (¡que ocultan su cara a cámara!) son docentes de distintas disciplinas de Arroyo Seco, Santa FE, Argentina.



Video streaming by Ustream

Share Button

Tres formas del ser para Brey: sabio, experto, masa. ¿Y si sumamos nodo?

Comparto notas de mi lectura para sumar a la conversación de #€xplorArtic junto a Verónica Perrone y Cecilia Gómez Miliani

Antoni Brey comienza su ensayo “La sociedad de la ignorancia” (uno de los tres ensayos del libro) comentando que en la clase de fisica teórica “Relatividad general” impartida en la Universidad Autónoma de Barcelona asisten pocos estudiantes, a veces cinco. Dice que esto sucede porque a los jóvenes no les interesa un conocimiento que tiene escasa carrera laboral, la falta de asistencia es reflejo de las prioridades de la sociedad. Concluye luego que vamos hacia una sociedad de la ignorancia porque estamos lejos del conocimiento en tanto comprensión racional de la realidad.

Luego de recibido el impacto de su mirada apocalíptica, me pregunto ¿Qué diferencia hay respecto a otros tiempos en cuanto a la cantidad de personas asistiendo a la clase de física teórica? ¿Cuándo hubo más y por qué?
Y también -a riesgo de resultar impertinente- me pregunto ¿no será que asisten pocos estudiantes a Relatividad General por la modalidad de la clase? Tal vez los cambios que Brey reconoce tenemos hoy como sociedad impliquen que son necesarios nuevos modos de transmisión de la física teórica en vez de culpar a los estudiantes de no asistir a clase por ser excesivamente prácticos.

Cuando se extiende en los argumentos para llegar a que vamos irremediablemente hacia la ignorancia -en oposición a ir hacia el conocimiento como se podría ingenuamente creer- me parece que falta profundizar en la singularidad de la distribución propia de “la segunda edad contemporánea” que, como él mismo define topológicamente, es de “todos con todos”.

Mucha información no nos ayuda a adquirir mayor conocimiento. Pero sí aumenta la posibilidad de que ese conocimiento se de.
Si bien no aumentan los asistentes a la clase de fisica teórica, sí aumentan las matriculas en las universidades y el sistema educativo y, también, aumentan los usuarios de las redes sociales. ¿Se conoce menos? Si es así, al menos son más los que conocen menos, frente a muy pocos que conocían mucho en el prestigioso tiempo pasado. Creo necesario cuantificar la distribución del conocimiento (al menos como posibilidad) para que podamos hablar de sociedad de la ignorancia.

Como primates con fuertes instintos sociales, biológicamente estamos limitados a procesar la cantidad de información que circula hoy. Pero ¿Acaso el peor límite no es el acceso, un límite socioeconómico? Frente a tales restricciones, dichosos los que tenemos la suerte de encontramos con límites biológicos. Brey compara las bibliotecas con internet: antes contenían también más que lo que una persona podía leer en toda una vida pero la estructura tenía cierta estabilidad. Hoy las personas que acceden a la biblioteca inestable de internet son más. Si esta mayor cantidad le da inestabilidad a la estructura, bienvenido el temblor.

¿Es el conocimiento en tanto comprensión de la realidad de manera racional una meta deseable o es necesaria otra capacidad para vivir mejor? Porque comprender muy bien una realidad que no puedo modificar no es suficiente. ¿La sociedad, con las características de hoy, nos permite modificar un poco más condiciones de vida injustas o no? ¿Ayuda la sociedad en red a eso?

Brey habla de tres formas de ser: sabio, experto, masa. ¿Y si pensamos en nodo?

Este ensayo plantea el protagonismo que las masas adquieren como resultado de la masificación que la comunicación potenciada por la tecnología permite. Sumado esto al título “La sociedad de la ingnorancia” podemos concluir que ahora la ignorancia es masiva. La diferencia podría ser entonces que antes no se notaba porque la masa no tenía donde no-conocer.

Me enoja leer a Brey tanto como me alegra. Me hizo pensar. Cuando pensaba en la sociedad del conocimiento creo que lo hacía en línea más con el sentido que Drucker le dio inicialmente, lo que Brey llama sociedad del saber productivo. Pero creo que también yo lo interpretaba como ampliación de la distribución, mayores posibilidades de conocimiento para más personas. En este sentido, el ensayo me lleva a problematizar la realidad desde otra perspectiva. Es significativa mi situación de lectura porque es paradójica respecto a las ideas que se pronuncian en el texto: yo leí el ensayo en formato pdf en el marco de un grupo de exploración y estudio en línea llamado #explorArtic. Podría no haber llegado a él. Yo soy masa, experta a veces; sabia, poco. Me gusta especialmente pensarme como nodo. Como tal, ahora, con mis palabras, estoy sumando unos bites más a la web. Pero estos nos son bites de información, más bien es una posibilidad de encuentro y diálogo con otros. ¿Cómo llamamos a esto? ¿Podemos pensarla como una sociedad del encuentro?


Extra: me gustó la entrada publicada en Educ.ar en 2009 en ocasión de la salida del libro que contiene este ensayo.


Extra 2: presentación en Prezi como síntesis de lectura compartida del artículo Apocalípticos y enamorados, miradas sobre la sociedad

Share Button