«Despídete de todos los futuros rancios, he aquí un mundo enteramente nuevo»(*)

Cuando el 19 de julio de 1994 leí Neuromante subrayé con entusiasmo la palabra «ciberespacio» e imaginé la «matriz».

Sé que lo leí ese día porque es la fecha que tiene la dedicatoria. Apenas recibí el libro, lo leí hasta terminarlo. Me lo regaló mi amigo Luis Beltrán luego de lograr conseguir -ansioso y desbocado- uno de los pocos ejemplares que aparecían en las librerías porteñas. En Fidonet nos pasábamos el dato: «hay ejemplares».

Gibson escribió en la página 69 y yo subrayé:
«El ciberespacio. Una alucinación consensual experimentada diariamente por billones de legítimos operadores, en todas las naciones, por niños a quienes se enseña altos conceptos matemáticos…Una representación gráfica de la información abstraída de los bancos de todos los ordenadores del sistema humano. Una complejidad inimaginable. Líneas de luz clasificadas en el no-espacio de la mente, conglomerados y constelaciones de información. Como las luces de una ciudad que se aleja…»

Luego mis subrayados en la novela se dedicaron a las imágenes «Se puso de pie y se estiró como un gato» referido a Molly, o «Armitage sonrió, una sonrisa que significaba tanto como una sacudida en la antena de algún insecto». Fotos que saco como si se tratara de miembros de mi familia, eso que pasa cuando se está totalmente zambullido en un mundo creado por un escritor y su trama, creyendo a esa realidad absolutamente real y propia.

Leer hoy sobre Google Glasses me lo trajo a la mente: en 1994 subrayé con entusiasmo «Ciberespacio» en Neuromante.

Luis terminó su dedicatoria a mi ejemplar de Neuromante con
*Origin: El hilo de plata POINT.

Termino entonces esta entrada con lo que era mi línea de origen en Fidonet en esos tiempos
*Origin: Barrenando las olas POINT.
18 años después sigo barrenando, solo que ahora el mar existe.

—-
(*)El título de esta entrada toma líneas de la contratapa del libro con las que la editorial Minotauro intentaba vender la novela cyberpunk por excelencia.

Share Button

One Comment on “«Despídete de todos los futuros rancios, he aquí un mundo enteramente nuevo»(*)”

  1. Luis dice:

    Gracias Luxa! Hermoso post.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *