Volteo pedagógico

Hacia la mitad de febrero, a pocos días de iniciado mi trabajo en el Colegio Sarmiento, me pasó eso que me ocurre cada tanto: una imagen del pasado me explica el presente.

Mandé este mail a Alejandro Piscitelli y Caro Gruffat, directores del proyecto AULA1a1 del Sarmiento:

Cuando era una niña mi madre quería que estuviera lista para todo y a los 9 años me mandó a volteo en el Club Aleman. Volteo son clases de equitación para chicos pero no se aprende a andar a caballo de manera tradicional sino como en el circo.


Lo interesante de ese método es que en volteo no te enseñan a andar a caballo como se debe (primero tradicionalmente para luego romper eso) sino que directamente te enseñan a hacer piruetas, te enseñan la máxima destreza de una. 


Yo no era jinete, algunas veces había andado a caballo pero en volteo andaba a caballo parada, al revés, acostada sobre el caballo, en una pata, etc.


El eje del método era la confianza: en uno mismo y en el vínculo con el caballo.


Nosotros estamos haciendo lo mismo: no es necesario aprender el contenido para después aprender a jugar con él. Vamos directamente a la pirueta, a la máxima destreza, a la habilidad. Disrupción.  


Nuestro eje también es la confianza, que ellos (los alumnos) ganen confianza en ellos mismos, en sus destrezas, y en el vínculo con su compu -el caballo- que los lleva para adelante.


Luego Alejandro hizo circular el mensaje entre el equipo de ayudantes y un compañero, Julito Alonso, me mandó la imagen que pegué en esta entrada. Gracias Julito!

Share Button


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *