Sufrir el caos ¿Es posible la reinvención para todos?

fuente: http://www.periodismoglobal.cl/2009_11_01_archive.html

Ayer mi padre se llevó una sorpresa: entró a mi  blog y leyó la página del curso Reinventate2.0
Hace tiempo que venimos con él hablando de la reinvención profesional, él se desarrolla profesionalmente adaptándose y cambiando. Es pintor, escribe poemas y siempre trabajó en publicidad. La publicidad cambió.

Es necesario un poco de contexto: Papá es uno de los publicistas más reconocidos de los años 70 y 80. Es difícil reconstruir su trayectoria en la web, se trata de una época de la que hay muy pocos rastros: busco en el archivo de premios de los Clio Awards y aparece Lautrec -la agencia en la que él era Director General Creativo, una de las más importantes entonces en la Argentina- pero recién con los premios obtenidos a partir de 1996.

La producción de papá se caracterizó siempre por ser original, rasgos disruptivos en maneras de comunicar. Si bien no puedo mostrarlo acá con links, le dieron muchísimos premios internacionales a la innovación y la creatividad, pautas que tenía antes -y sigue tienedo ahora la publicidad- para medir el éxito (además del resultado en ventas de un producto). En síntensis, es un tipo muy creativo y talentoso. Hoy es asesor en comunicación y marketing, le va muy bien. Si bien adapta su formación y vasta experiencia a los tiempos que corren,  el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación le explota en la cara. Sufre el caos de la información, se siente al margen. Aunque se trata de alguien muy entrenado en el caos creativo, la expresión con imágenes, el multimedia (tuvo una productora de cine). Para terminar con el racconto de algunas de las habilidades que cuenta: tiene gran manejo del lenguaje, creo que él sería algo así como un twittero pre-twitter: el piensa en 140 caracteres. Es un sintético, por eso siempre fue excelente redactor, un clásico Director Creativo de la rama copywriter.

Aún así, sufre el caos y el impacto del golpe. Ayer en una noche de insomio, entró a este blog y al curso que justamente trata sobre reinvenciones profesionales y me mandó el mensaje que abajo copio. Vale aclarar que esta publicación de sus palabras es una audacia. ´Él no es como yo que pienso-publicando, él piensa-escribiendo, en soledad. La conversación a la que él está acostumbrado es la del brainstorming (grupo de trabajo pero en privado),  y el tipo de publicación que conoce es la del «se imprime en alta«, frase que usábamos en publicidad cuando un original estaba ya varias veces corregido y podía ir a la imprenta.

Aclarado esto, sepan que el hecho de que sus palabras estén publicadas acá lo tienen sufriendo un poco. Mi argumento para hacerlo fue: ponerle el pecho al impacto, es la reinvención, probemos. Le pido entonces a él y a quien quiera sumarse que sigamos esta excelente conversación que me propone mi padre por mail, poniéndola en el mismo terreno del conflicto: las redes.

Algunas de las preguntas que me hago son: ¿Todos podemos reinventarnos? ¿Qué habilidad le falta al habilidoso de mi padre para reinventarse en el contexto de las redes?

Hola Lulinguita.
Vuelvo a entrar en la página del sitio, entro en tu blog…todo es una sorpresa, un placer y un motivo de orgullo. Como la experiencia es estimulante, te tiro algunas reflexiones que tienen que ver con mi vivencias respecto a internet, y aprovecho que no puedo dormir para escribirte.
Todos vemos que se disparó un proceso incontenible, motorizado por ideas «madre» que tienen que ver con la superación de viejos cánones establecidos, según los cuales la educación terminaba siendo la excusa de unos pocos para defender sus privilegios. La corporación de los profesores defiende a capa y espada un sistema que les asegura su lugar arriba de la pirámide.Hay una estructura armada para matar la creatividad y el espíritu crítico que podría, finalmente, desplazarlos.
Con estas ideas, básicamente, estoy de acuerdo.
Pero no puedo dejar de sentirme la escoria, el excedente inútil que no pasa por el cedazo de la nueva era, y desde el cual sólo se desprende el oro de los que tiene menos de 40.
El enorme esfuerzo que tenemos que hacer muchos para manejar las herramientas de estos tiempos, me parece que a los más jovenes les produce una evidente impaciencia,  también indiferencia, y un inocultable complejo de superioridad. Nosotros somos un nuevo tipo de tarados, tratados como tarados, sin ser en realidad tarados. (Sabés que es uno de mis combates cotidianos en el plano laboral).
Es decir, siempre queda un grupo que maneja el poder desde arriba, y otro grupo (que integramos la gente activa e inteligente de mayor edad) que pasa a quedar fuera de juego con la ñata contra el vidrio, en la parte inferior de una pirámide que finalmente permanece intacta y nunca va a dejar de existir.
Se ha desatado un fenómeno evolutivo, o directamente revolucionario, en nombre de una causa justa (todos debemos aprender), que conlleva una idea de igualdad; pero termina siendo injusto y produce daños colaterales (nosotros, los de 50 y 60, que aún podemos ser una fuerza importante de producción).
Me parece que hay una materia pendiente, un reto que debería aceptarse, y que sería encontrar la manera de lograr una tecnología verdaderamente inclusiva, que no excluya a nadie.Como soy torpe para navegar en la red y empaparme más sobre el tema, ignoro qué respuestas se han dado acerca de esas cuestiones. ¿Existen como temas de interés?
Bueno Lulín, cuando tengas ganas, contame.
Un beso grande a los tres.
Papá
Share Button

2 Comments on “Sufrir el caos ¿Es posible la reinvención para todos?”

  1. delfipearson dice:

    Sin palabras, Luz. Muy real, auténtico, cierto e interesante todo lo que contás. Conociendo personalmente a quienes suscriben, me resulta este post además emocionante.
    Te felicito por tu trabajo, por la valentía de compartir con todo el mundo (literal) las cosas que te suceden, los pensamientos, las experiencias… pero sobretodo, por animarte a "pensar con otros" por este medio, a través de la red, y tomar y hacer propios los comentarios que te hacen, algo que uno hace con naturalidad en forma personal, pero claramente no tanto a través de internet (al menos yo!). Es por eso para mí un camino que recién ahora empiezo a transitar. Cómo sirve tener alguien que ya lo esté caminando, para seguir sus huellas!!! Gracias Luz por darnos a todos esa posibilidad.
    Y Fer, si sirve de algo, empecé con esto hace no más de un mes y me da y sigue dando mucho miedo todo… Me lancé a hacer blogs por necesidad laboral sin tener idea cómo era ni qué aspecto tenía uno, a armar un pageflakes haciendo un acto de fe a alguien que me decía que era lo mejor para organizarse… Tengo facebook pero aunque no lo crean, no tengo twitter!! (de hecho mi nombre aparece en negro creo que por eso!)… quiero anotarme al curso de reinventate de luz y estoy postergando ese momento porque no sé con qué me voy a encontrar y no sé si lo voy a poder manejar… Básicamente soy una inconsciente ignorante de la web que se tiró un piletazo sin tener idea y está probando y viendo de qué se trata. Para eso tuve que volver loca a alguien varias veces por día y durante varios días para hacerle preguntas cada vez que me trababa con el blog que estaba armando(gracias Mary!!)y el resultado no es tan malo: ahora hay quienes me preguntan a mí!!!! increíble!!! de repente sé algo de este mundo revolucionario!! Conclusión: a no tenerle miedo a internet, a meter mano, y los resultados aparecen. No es tan difícil al final!! Lo importante es animarse, bajar la guardia y probar. E invertir tiempo y (digámoslo!) HORAS frente a la pantalla a puro ensayo y error. Abrir mentes y animarse a entrar en este mundo que va a mil por hora, y del que definitivamente no podemos quedar afuera.
    Perdón la extensión, me quedó eterno el comentario! Casi que podría ser un artículo de un blog, no? ja!
    Un saludo cariñoso a todos, y será hasta la próxima!

  2. silvia bravo dice:

    Ayer, cuando en una reunión en el Colegio leyeron lo escrito por Luz y Fernando, mi dosis de adrenalina aumentó significativamente acompañada de terror. Y aquí estoy, en un tercer intento de que esto llegue a destino, recogiendo el guante que "tiró" Fernando, desnudando mis pensamientos. En primer lugar, quiero presentarme como una integrante del grupo de los "de sesenta". Los de "sesenta" ibamos al colegio en tranvía; nuestros padres usaban sombrero/chambergo;para pegar algún mapa o papel en nuestros cuadernos, usábamos "engrudo" (mezcla de harina y agua); para hablar por teléfono a algún lugar fuera de la Capital Federal, debiamos preguntar a la operadora "Srta, cuánto tiempo de demora hay?";si el destino era fuera de los límites del país, varias horas como mínimo.Estos son sólo algunos ejemplos. Crecimos y fuimos educados en "la espera".Nuestra generación se debió adaptar a cambios muy profundos. Hoy, ante esta revolución apasionante, producto de la tecnología,donde todo es aquí y ahora,NO QUEREMOS NI DEBEMOS QUEDAR AFUERA. Para que esto sea posible hago un formal y DESESPERADO pedido:
    trabajen "la paciencia"con nostros. Confío en que las mentes lúcidas y generosas que leerán esto, darán curso a mi pedido.
    Cruzo los dedos para cliquear el botón correcto pues veo varios ante mí (con horror) y que llegue a destino este comentario.
    Silvia Bravo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *