Cuando el docente no está, los estudiantes bailan. Y bailan muy bien.

Con motivo de hacer una puesta en común de proyectos finales de seminario, tuvimos nuestra primera sesión sincrónica online con el grupo de alumnos(*) de la Licenciatura en Tecnologías de la Información de la USAL de Rosario


Un día antes de la sesión mandé un mensaje al grupo con el link para Elluminate invitándolos a entrar antes de la hora de la sesión así podían ir probando la plataforma, configurando audio y parlantes. Ellos nunca habían participado de una sesión sincrónica online y esto les causaba ansiedad (de la buena), así que varios entraron el día anterior y empezaron a jugar, «a meter mano». Es más, se lo tomaron muy en serio: cuando llegué a la sesión el día y a la hora señalada, ya estaban todos allí: habían tomado la sesión totalmente, saltaban imágenes de video en popups, el chat corría como loco, se escuchaban varias voces distorsionadas (los primeros 10 minutos de la grabación muestran esto). Un absoluto caos (¡una fiesta!). Posiblemente tanto caos me haya puesto nerviosa porque al tratar de poner orden toqué algo que me dejó sin audio y tardé casi toda la sesión en solucionar mi falta de micrófono.

Sin voz, intenté aclararles por el chat que varios micrófonos a la vez y además los videos distorsionaban la voz, pero estaban tan apasionados probando la herramienta que ni me prestaron atención. Entonces empecé a anular la posibilidad de usar el video, fui sacando micrófonos uno a uno y cuando llegamos a que hubiera dos micrófonos habilitados y la sesión poudiera comenzar, yo seguía sin poder resolver mi problema de micrófono. 

Sin querer, ocurrió lo mejor: el docente no tenía voz. Puse entonces como «moderador» de la sesión a un alumno. Mario Canoni, recién llegado a la sesión, aceptó el desafío. Él nunca había estado en una sesión sincrónica ni de Elluminate ni de ninguna otra, ofició de moderador excelentemente, guiando y ayudando a sus compañeros. Yo estaba, pero no se me veía. Podía decir algo en el chat pero no era muy tenido en cuenta 🙂

Usé un poco la pizarra pero me terminé aflojando, me quedé a un lado de testigo y felizmente pude comprobar cómo la autoorganización emnergía: se ayudaron, empezaron a darse voz de a uno, a presentar sus proyectos (Mario, el moderador, me pedía que le diera micrófono a alguien y yo así lo hacía), ellos se hacían preguntas por el chat, escribían en la pizarra. Compartieron. Aprendieron.

Yo también aprendí: 
¡Cuando el docente no está en el escenario como centro de la atención, los protagonistas son los alumnos y la atención está en el aprendizaje personal de cada uno! Simple: ¡callate!

Para facilitar el aprendizaje de otros, disponer la situación, dar contexto, entusiasmar e invitar, estar por atrás para darles contención y un punto de referencia… es suficiente. Ellos -entre ellos-, van a aprender. Necesitan experimentar, cometer errores, meter mano, ayudarse, crear, apropiarse.  Y listo.

(*) Vale aclarar que los alumnos son todos docentes (por lo tanto, en líneas generales, son personas a las que les gusta aprender) que cursan una licenciatura sobre tecnología en educación. Y esto hace una gran diferencia, especialmente en lo que hace a la actitud frente al cambio, ya que ellos mismos buscaron una formación específica en el área del cambio por excelencia: las TIC y la educación.

***Estoy en proceso de subir la grabación de la sesión a la plataforma que usamos con el grupo #USAL_tic

Share Button

5 Comments on “Cuando el docente no está, los estudiantes bailan. Y bailan muy bien.”

  1. Maria Eugenia dice:

    ¡Qué lindo todo lo que pasó me imagino cuánto aprendieron!¡Qué lástima que me lo perdí!Hubiera sido muy importante que esta materia que tiene tantas aplicaciones prácticas tuviera más duración.Realmente para aprender hay que hacer, equivocarse y volver a hacer.¡Los felicito a todos!
    María Eugenia

  2. German dice:

    Felicitaciones! Muy buena experiencia y un buen ejemplo a seguir.

  3. silri dice:

    gracias Luz la expreriencia fue caoticamente organizada, aprendimos nos divertimosy or fin probamos que querer es poder ya estamos alistados para una próxima

  4. Marcela Pilar Bisotey dice:

    Qué hermosa experiencia!!, me la perdí .Afortunados mis compañeros que pudieron compartir tan grato momento de aprendizaje. Gracias Luz por brindarnos esta nueva y positiva forma de aprender con las nuevas tecnologías. Marcela Bisotey.

  5. luzpearson dice:

    gracias a todos por sus comentarios, fue un lindo caos. Eugenia y Marcela, ya se viene la prox!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *